Aprendiendo de la Naturaleza

Los niños pequeños, tienen un interes innato por la naturaleza y una gran curiosidad por aprender más de las cosas que lo rodean. El estudio de la naturaleza, es un área que no debemos descuidar en la educación del niño en la edad pre-escolar”

Para los que vivimos en departamento a veces es un poco más dificil éste estudio de la naturaleza, pero no por ello imposible.

Hay innumerables cosas que se pueden hacer para incrementar el conocimiento de la naturaleza de su hijo. Las siguientes son algunas sugerencias basadas en Montessori, del libro, la Enseñanza Montessori en el Hogar en los años preescolares de Elizabeth G. Hainstock:

  • Mostrar al niño como plantar bulbos o semillas, sea en el patio o en tiestos. Enseñeles a cuidarlos correctamente y explique su crecimiento y desarrolle.
  • Ayuda a su hijo a plantar una huerta pequeña y a cuidarle.
  • Enseñele al niño las distintas partes de una flor (tallo, hoja, petalos, estambre, pistilos, etc), de un árbol (tronco, raices ramas, hojas, etc) y de las hojas. Hágale notar los tamaños y formas de variados árboles y hojas.
  • Dejele hacer jardineria bajo techo, como plantar en agua un hueso de aguactte y observar como echa raices.
  • Busque en librerias y bibliotecas libros sobre la naturaleza y los animales y busque en las revistas ilustraciones que pueda utilizar para enseñar a su hijo.

Hoy con Ema practicamos el estudio de la naturaleza en la terraza de nuestro departamento, busqué como flash cards de la naturaleza, y los elementos que íbamos a “estudiar” hoy. Unas piedras, tierra, hojitas, no tenia flores, asi que usamos una flor de fantasía y una pequeña planta que plantaríamos al final.

Coloqué todo lo necesario en una mesa, la “mesa de observación”, Montessori le llama así a una mesa donde debemos dejar cosas con la intención de que el niño las vea durante varios días y las explorer…. y al lado de cada tarjeta (elemento grafico), coloqué el elemento real.

La idea es nombrarle al niño que es cada cosa, y dejar que sienta, las texturas, la temperatura, y dejarle explorar esto. No se necesita más intervención que ésa.

Al final plantamos una pequeña planta, y la regamos 🙂

Aprovecha todas las instancias posibles para compartir con tus hijos! Ellos serán niños una sola vez y tu volverás a ser niños al ver su interés por las cosas más simples y maravillosas de la vida.